REGLAMENTO (continuación)

 

TITULO IV. De los Entrenadores

 

 

Artículo15.

Los Entrenadores se clasifican en las siguientes categorías:

a)      Entrenadores Nacionales . o Tercer Nivel, que son aquellos que se encuentran en posesión del título expedido por la Escuela Nacional.

b)      Entrenadores Regionales o Segundo Nivel son aquellos que se encuentran en posesión del título expedido en ese grado por su Escuela Territorial.

c)      Instructores de Juveniles o Nivel Uno, que son aquellos que hayan obtenido título de esa especialidad, en una Escuela Territorial.

d)      Entrenadores de Fútbol-Sala, que son aquellos que hayan obtenido el título de esa especialidad, en una Escuela Territorial.

Dentro de estas categorías podrán ser clasificados como “aficionados” o como “profesionales”

1.- Estarán adscritos al Comité Territorial Aragonés de Entrenadores, todos aquellos que hayan obtenido su titulación dentro del ámbito de la F. A. F.

Igualmente, aquellos que habiendo obtenido su titulación en otras Escuelas Federativas residan en la Comunidad Aragonesa, o ejerzan sus funciones técnicas, con sujeción a las normas vigentes, en clubes de nuestra Comunidad Autónoma.

2.- La condición de entrenador deberá ser acreditada por la correspondiente tarjeta de identidad Reglamentaria..

Artículo 16.-

a)      El título de Entrenador Nacional, -Nivel III- faculta a su tenedor para entrenar a equipos de cualquier categoría territorial y sus respectivas selecciones.

b)      El de Entrenador Regional, -Nivel II-  para entrenar a equipos de cualquier categoría territorial y sus respectivas selecciones, así como a los de Tercera División Nacional.

c)      El de Instructor Juvenil, -Nivel I- para entrenar equipos de las categorías de División de Honor Juvenil, Liga Nacional Juvenil, juveniles, cadetes, infantiles, alevines y benjamines..

d)      La titulación de fútbol-sala, faculta para entrenar equipos de esta especialidad.

2.- Todos aquellos que posean la titulación correspondiente, tienen el derecho a ejercer como entrenador y a que su actividad sea respetada. El compromiso con el club, se formalizará mediante el correspondiente contrato, que recogerá los derechos y deberes del mismo, en el ejercicio de sus funciones, debiendo consignar al menos:

a) Nombre de las partes intervinientes, representación que ostenten, fecha, lugar y sello del club.

b) Calidad –aficionado o profesional- del entrenador y clase de titulación que posee.

c) Categoría del equipo.

d) Funciones y responsabilidades a desempeñar.

e) Condiciones económicas.

f) Periodo de vigencia.

  Artículo 17.-

  Son requisitos para obtener el título de Nivel II, haber superado el curso de Instructor de Juveniles y haber realizado durante un año, o en el transcurso de una competición completa, las funciones propias del Instructor, reconociéndose como tales las realizadas como titular y no como segundo entrenador.

b)      Superar el correspondiente curso académico.

  Artículo 18.-

  Será calificado como “entrenador profesional”

a)      El que haya solicitado y obtenido su inscripción como tal, de su respectiva federación.

b)      El que, por la prestación de sus servicios a una Federación, Club u Organización Deportiva, recibe retribución pecuniaria o en especies.

c)      La mera percepción de suplidos, por los conceptos de prendas deportivas, viajes, desplazamientos, hoteles, dietas o cualesquiera otra naturaleza similar, no conllevan la calificación de “profesional” de un entrenador.

  Artículo 19.-

  Son deberes de los entrenadores colegiados:

a)      El cumplimiento de lo dispuesto en los Estatutos y Reglamentos de la F. A. F., y demás normas deportivas, de carácter nacional, autonómico o de régimen interno.

b)      Ejercer la profesión o actividad con diligencia y decoro.

c)      Abonar la cuota de inscripción correspondiente, sin cuyo requisito no será diligenciada su contrato, así como sin la previa colegiación a los que no la hubieren efectuado.

d)      Abonar dentro de sus plazos, las cuotas reglamentarias de colegiación que periódicamente correspondan.

e)      Están exentos de abono de dichas cuotas, los Entrenadores que teniendo 65 años cumplidos, se encuentren inactivos. En el supuesto de que suscribieran nuevo contrato deberán ponerse al día en abono de las cuotas que se le eximieron.

f)        Comparecer ante el Comité Territorial, cuando sean requeridos al efecto, salvo supuestos de fuerza mayor debidamente justificados.

g)      Poner en conocimiento del Comité Territorial, los contratos de entrenador o segundo entrenador suscritos, en el plazo máximo de DIEZ DIAS HABILES desde su suscripción.

h)      Comunicar al Comité Territorial, también en el plazo máximo de DIEZ DIAS HABILES, las variaciones que se produzcan en su actividad profesional, cambios de residencia, rescisiones de contratos, enfermedad o cualquiera circunstancia que afecte a las relaciones entre afiliados y Comité.

i)        Cualesquiera otros que Estatutaria y Reglamentariamente les vengan encomendados, por las normas deportivas vigentes.

  Artículo 20.-

  Son derechos de los entrenadores colegiados:

a)      El derecho de acceso a cargos, dentro de la Organización, siempre que se reúnan los requisitos Reglamentarios.

b)      El derecho a participar en sus respectivas Asambleas.

c)      Ser representados y tutelados por el Comité Territorial ante la F. A. F. y demás organismos deportivos, en defensa de sus intereses legítimos.

d)      Solicitar del Comité cuantas informaciones técnicas sean de su interés, así como el disfrute de cuantas becas y ayudas a las que puedan optar.

e)      Solicitar con carácter gratuito, la utilización de material técnico y bibliográfico, propiedad del Comité.

f)        Ser elector y elegible, para miembro de la Asamblea Federativa, si reunen las condiciones Reglamentarias.

g)      Solicitar del Comité el Asesoramiento e información jurídica que requieran, en el desarrollo de su actividad deportiva.

h)      El libre acceso a los campos de fútbol en que se celebren partidos de competición, organizados por la F. A. F.

Artículo 21.-

  a)       Los equipos adcritos a las distintas categorías territoriales, en sus diversas modalidades, deberán disponer de un entrenador, que esté en posesión de titulación suficiente para el ejercicio de las funciones técnicas que, a estos les vienen encomendadas, según se establezca en la normativa Autonómica y en los Estatutos Federativos.

b)      Los clubes podrán, además, contratar uno o más segundos entrenadores, que colaboren en las tareas del principal y deben poseer igual titulación, o inferior en un grado, a la correspondiente a la categoría del equipo de que se trate, para el entrenador titular.

c)      Si se produjere la vacante del entrenador, una vez comenzada la temporada, el club está obligado a contratar a otro debidamente titulado para la categoría en que se trate, en el plazo máximo de QUINCE DIAS.

  Artículo 22.-

  Si se resolviese el vínculo contractual entre un club y un entrenador, sea cual fuere la causa, el último no podrá actuar en ningún otro en el transcurso de la temporada, como entrenador, directivo, delegado o técnico, ya sea en calidad de profesional, ya sea en la de aficionado.

a)      Se exceptúa la posibilidad de entrenar en las categorías juvenil e inferiores de cualquier club, siempre que el contrato de origen no perteneciese a estas categorías y se trate de contrato aficionado, el nuevo suscrito.

  Artículo 23.-

  1.- Los clubes podrán ceder los derechos sobre el entrenador que tengan inscrito a favor de otro, siempre que sea de categoría superior y que el técnico preste expresamente su conformidad, pero no podrá darse el supuesto de cesión tratándose de entrenadores cuyo contrato se haya resuelto o no esté ejerciendo sus funciones como tal, sea cual fuere, en ambos casos la causa.

2.- El club cedente de entrenador, está obligado a contratar otro nuevo, debidamente titulado, en el plazo máximo de QUINCE DIAS, desde que se llevó a cabo..

  Artículo 24.-

  • Los entrenadores en activo no podrán obtener licencia como futbolistas.
  • No obstante lo anterior, los entrenadores que causaren baja como tales, podrán dentro de la misma temporada obtener licencia como futbolistas, siempre que no existiese relación de dependencia o filialidad entre el club en el que actúan como jugador y aquel al que dentro de dicha temporada entrenaron.
  • Los futbolistas, en cambio, podrán simultanear ambas licencias, actuando como entrenadores sólo y exclusivamente en equipos dependientes del que figuran en activo como jugador.